Historia del español

El idioma castellano

Poema de Pablo Parellada

Pablo Parellada Mola

Este poema, de hace tantos años, sigue teniendo vigencia en lo que al castellano se refiere. Es un poema cómico que invoca de forma burlesca a escribir bien nuestro precioso idioma. ¿Te atreves?

Parellada Molas, Pablo. Melitón González. Valls (Tarragona), 13.VI.1855 – Zaragoza, 15.X.1944. Escritor, periodista y dibujante.

Con ayuda del hermano mayor, médico militar que pidió destino en Cuba para sufragarle los estudios, ingresó en la Academia Militar de Guadalajara en 1873.

Egresado con el número tres, amplió sus estudios de ingeniería militar en París. Ascendido a capitán, fue nombrado profesor de la Academia de Toledo y escribió uno de los primeros folletos que se ocupó en España de los entonces nacientes fluidos eléctricos.

En 1881 casó con Rosa García Larascua, con la que tuvo trece hijos. Tras los destinos de Logroño, Valladolid y Las Palmas, en 1896 fue ascendido a coronel, al mando del Regimiento de Pontoneros de Zaragoza, ciudad que ya no abandonó.

Desde su estancia en Toledo había comenzado a publicar jocosas colaboraciones en la prensa. Comenzó en La Avispa de Madrid, pero pronto llegó, tanto en su vertiente de escritor como en la de dibujante, a periódicos más importantes: Madrid Cómico, Barcelona Cómica, La Correspondencia de España, Gedeón, La Vanguardia. En seguida empezó a usar el seudónimo de Melitón González y sus producciones, que no tardaron en cruzar el océano, fueron recogidas en Caras y caretas El Hogar, de Buenos Aires, o Pictorial Review, de Nueva York. Pero fueron ABC Blanco y Negro los que lo convirtieron en una de las firmas más populares del país. En el primero hizo famosa una sección, “Copio, copias, copiare”, donde satirizaba los gazapos de la prensa, y en el segundo, dentro del apartado “Camelancias e intrinutrias”, daba salida a su vena censora y escéptica

En 1895 probó suerte en el teatro con el juguete cómico Los asistentes, que tuvo un gran éxito hasta el punto de que sobrepasó la docena de ediciones.

Desde entonces no cejó en el género cómico, estrenando o publicando muchas decenas de obras breves.

Algunas de ellas las recogió en Entremeses, Sainetes, Monólogos-Diálogos y Teatralerías (1921). De sus obras para la escena destaca El Tenorio modernista, subtitulada remembrucia hipocrénica, enoemática y jocunda en una película y tres lapsos, la más inspirada y desternillante de las muchas parodias del modernismo.

Con gracia imitó también a Tirso de Molina: Amores sangre derraman; don Ramón de la Cruz: El buscador buscado; Zorrilla: Camelo Tenorio; Echegaray: En los labios de la muerte; los Quintero: La cocina e, incluso, a sí mismo: Historia de Cristóbal Colón. Además de su ingente producción periodística y para el teatro, publicó distintos títulos de novela corta, prosas cómicas y una novela, Memorias de un sietemesino, en la que no faltan los elementos autobiográficos ni la crítica a la milicia.

El idioma castellano

Señores un servidor:
Pedro Pérez Baticola,
cual la Academia Española,
«limpia, fija y da esplendor».

Pero yo lo hago mejor;
y no son ganas de hablar,
pues les voy a demostrar
que es preciso meter mano
al idioma castellano
donde hay mucho que arreglar.

¿Me quieren decir por qué,
en tamaño y en esencia,
hay esa gran diferencia
entre un buque y un buqué?

¿Por el acento? Pues yo,
por esa insignificancia,
no concibo la distancia
de un presidio a presidió.

Ni de tomas a Tomás,
de un paleto a paletó
ni de topo a que topó
ni de colas a Colás.

Mas dejemos el acento
que convierte, como ves,
las ingles en un inglés
y vamos con otro cuento.

¿A ustedes no les asombra
que diciendo chico y chica,
majo y maja, rico y rica
no digamos hombre y hombra?

Y la frase tan oída
del marido y la mujer
¿por qué no tiene que ser
el marido y la marida?

El sexo a hablar nos obliga
a cada cual como digo;
si es hombre, me voy contigo;
si es mujer, me voy contiga.

¿Por qué llamamos tortero
al que elabora una torta
y al sastre que ternos corta
no le llamamos ternero?

Como tampoco imagino
ni el diccionario me explica
por qué al que gorros fabrica
no se le llama gorrino.

¿Por qué las Josefas son
por Pepitas conocidas,
como si fueran salidas
de las tripas de un melón?

¿Por qué el de Cuenca no es cuenco,
bodoque el que va de boda,
y al que los árboles poda
no se le llama podenco?

Cometa está mal escrito
y por eso no me peta;
¿hay en el cielo un cometa
que cometa algún delito?

Y no habrá quien no conciba
que llamarle firmamento
al cielo, es un esperpento;
¿quién va a firmar allá arriba?

¿Y es posible que persona
alguna acepte el criterio
de que llamen monasterio
donde no hay ninguna mona?

De igual manera me quejo
al ver que un libro es un tomo;
será un tomo si lo tomo
y si no lo tomo, un dejo.

De largo sacan largueza
en lugar de larguedad;
y de corto, cortedad,
en vez de sacar corteza.

Si el que bebe es bebedor,
el sitio es el bebedero,
y hay que llamar comedero
a lo que hoy es comedor.

Comedor será quien coma,
como es bebedor quien bebe:
y de esta manera debe
modificarse el idioma.

¿Y vuestra vista no mira
lo mismo que yo lo miro,
que quien descerreja un tiro
dispara, pero no tira?

Este verbo y más de mil
en nuestro idioma es un barro;
tira el que tira del carro,
no quien dispara un fusil.

Si se le llama mirón
al que está mirando mucho,
cuando ladre mucho un chucho,
hay que llamarle ladrón;

porque la sílaba –on
indica aumento, y extraño
que a un ramo de gran tamaño
no se le llame Ramón.

Y, por la misma razón,
si los que estáis escuchando
un buen rato estáis pasando,
estáis pasando un ratón.

¿Y no es tremenda gansada
en los teatros que sea
denominada platea
lo que nunca platea nada?

De la cárcel al rector
se le llama carcelero;
luego a quien es director
de una prisión, ¡por favor!
Hay que llamar prisionero.

Ya basta para quedar
convencido el más profano
que el idioma castellano
tiene mucho que arreglar.

Aquí se acaba la historia.
Si ahora, para terminar,
unas palmadas me dan,
ustedes no extrañarán
que les llame palmatorias.

Autor: Pablo Parellada, ”Melitón González”

Categorías:Historia del español

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s